jueves, 19 de enero de 2017

EL DIA A DIA

Desde el domingo sin coche. Desde el lunes con el peque enfermo. Desde hace mucho sin pasta. Hoy he cogido de la farmacia, y digo cogido porque no está pagado, los aerosoles y demás artilugios y medicamentos que nos han mandado para el peque. No he ido aun al taller porque ¿para qué? ¿qué taller presta atención y arreglos al fiado? Ahora vengo de pedir leche, huevos y pan, qué derroche.
Llevo el miedo en el cuerpo. Anoche el nene se ahogaba y no teníamos coche para ir a urgencias.
Ya no me quedan salidas este mes, he gastado hasta el último céntimo y aun quedan 12 días para que pueda cobrar mi superpensión. Mientras los tenderos del pueblo se sigan fiando de mí, seguiremos, lo malo es que cuando cobre devolveré todo lo adelantado y adiós, en la ruina de nuevo. Y así hasta que esto pegue un giro de la hostia y podamos ir saliendo del pozo.
!!!!!!!!!!!!!!!!QUE DESESPERACION EL DIA A DIA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Las noches en vela y los dias en vilo.
Son ya diez días los que llevamos sin comer carne o pescado. A base de legumbres, arroz y pasta, todo a estilo viudo. Leche y pan. Buena dieta.
El pacto entre PP y PSOE no ayuda en nada a los que nos tienen que devolver los dineros de "clausula suelo", por lo que se nos pone delante otra piedra en este camino tan jodido.

lunes, 16 de enero de 2017

SOY DEL 33%

Si a todas las personas que les va tan mal como a nosotros, les va en realidad tan mal como a nosotros, seguro que los tres más ricos de España no se han lucrado gracias a nosotros. No compramos ropa, ni siquiera en ZARA. Muy rara vez nos podemos permitir desplazarnos en coche a Torrijos para comprar en Mercadona, así que esas tres personas se harán muy ricos, pero no gracias a nosotros. No lo digo para que se chinchen ni para que se joroben, pero al menos consuela mientras escribo estas lineas.
Es vergonzoso que el 33% dela población nos estemos rasgando las vestiduras para poder comer y vestir en una España en la que se mueven millones de euros en comisiones, fianzas, robos y apaños. Hoy he dejado una estufa de gas a una persona a la que cortaron la luz hace poco. Tiene un niño de 5 años, y con los fríos que se acercan lo mínimo es que tengan un foco de calor. Me dan ganas de blasfemar, aunque de poco va a servir.
Hoy no he podido ni comprar pan. Tenía en casa harina de fuerza, lo justo, y algo de levadura fresca. He hecho un pan, mañana ya veremos. Voy a ver si me dejan un bote de cacao para el nene. en fin así es nuestra perra vida.

viernes, 13 de enero de 2017

El Gobierno, De Guindos, se da una semana, al menos, más para dictaminar sobre el tema "suelo" de las hipotecas. Puede que espere más apoyos a su "solución", apoyos de la oposición, sobre todo del PSOE. Apoyos de la misma banca, que tiene que estar con el orto cerradito y apretadito. Apoyos de todos para poder desarrollar una solución que permita que los afectados cobremos bien y pronto.
Bien quiere decir que los bancos no intenten vendernos ningún producto bancario en lugar de soltar la pasta, y que cuando suelten la pasta paguen lo cobrado de más, además de los intereses que han generado esos cobros ilegales.
Pronto se supone que debería de ser en un periodo equitativo al que ponen los bancos para hundirte si no pagas la hipoteca, que normalmente son tres meses.
Mientras tanto, nada, a esperar.

jueves, 12 de enero de 2017

LA DIGNIDAD

Desde 2012 hasta 2014 las calles se llenaron de gentes y personas dispuestas a todo por mantener su "DIGNIDAD", una palabra con la que se llenaban las bocas."No nos la quitarán". Qué bonito. Lo que pasa es que la Dignidad a veces no se quita, se pierde.
Cuando las circunstancias de la vida obligan a hacer cosas y a dejar de hacer otras tantas contrarias a las lógicas y normales de la propia vida y la convivencia con los demás, es en ese momento, ampliado en el tiempo, en el que se va perdiendo y se pierde la Dignidad.
¿Cuándo ha sido la última vez que ustedes se han duchado con agua caliente? No hacerlo es perder la dignidad.
¿Cuándo han bajado la cara o esquivado una mirada por miedo a que te digan? Hacerlo es perder la dignidad. Y es que debo ya dinero a mis vecinos y no se lo puedo devolver. Y en las tiendas del pueblo también.
¿Cuándo han temido hasta casi mearse a un control de la policía o guardia civil? No tener la posibilidad de pasar la ITV es perder la Dignidad.
¿Cuándo han temido una visita de la compañía eléctrica o del agua? Cuando no has podido pagar el recibo y temes el corte pierdes la Dignidad.
¿Cuándo han temido una carta del banco? Pues más de lo mismo.
No poder llevar a mi hijo al colegio con ropa y calzado adecuado es perder la Dignidad.
Esperar un sábado sí y otro no en la fila del Banco de Alimentos te hace perder la Dignidad.
No puedes ir a reuniones familiares. No tienes ya amigos reales con los que pasar un rato. Te aislas y eso te hace perder la Dignidad.
Nadie nos la ha quitado, y al mismo tiempo todos. Pero la realidad es que la hemos perdido.

martes, 10 de enero de 2017

ALTIBAJOS Y DENTROSFUERA

Y parecía abrirse el cielo ante mí. Esta mañana he visto un anuncio de ofertas de empleo de REPSOL. Un porrón de empleos. Corre corre apúntate. Busco la página, la abro, me piden un "loging", y yo me digo "esto me suena de hace tiempo". Exacto, tras buscar en el cajón de mi memoria donde pone REPSOL, introduzco las palabras mágicas y se abre ante mí un anuncio que me dice :Usted ya está inscrito en esta oferta.
Vaya tela amigos, llevo apuntado ahí meses. Con mi curri y todo. Esperaba hace tiempo que REPSOL funcionaría de otra manera, ahora ya no espero nada.
Con esto digo que el mercado laboral anda un poco lento. Nada más. Esta lentitud no favorece a los que, como nosotros, estamos ya contando las lentejas del fondo del tarro, y no es una metáfora.
Se abre una puerta y tras ella hay otra, y entre medias clavos de punta, fuego y oscuridad. ¿Hasta cuándo? Estos cambios de ánimo y de humor machacan y desmoralizan al más pintao.

SONREIR

Cuando el 31 de diciembre al terminar las campanadas abracé a Anabel y a Francisco Javier entre lágrimas de alegría, vi delante de mí un año distinto, lleno de posibilidades y salidas. Un año fructífero en todos los sentidos. Sólo han pasado 10 días, y no ha dado tiempo a que los cambios que ví se materialicen, seguro. Mi estado es animado, pero las circunstancias no me dejan animarme más aun. Hoy dia 10 de enero me mantengo más con la ilusión que con otra cosa.
Las matemáticas y las cuentas siguen igual, o algo peor. Este mes no hemos pagado la hipoteca. Tampoco. No se puede vivir por encima de nuestras posibilidades, y ahí entra la hipoteca. Sé que cuando los bancos se cansan, te machacan. Estoy preparado, pero solo para recibir el golpe, no para solucionar el pago. Hoy con 20 euros en el bolsillo para afrontar lo que queda de mes no se me ocurre nada para frenar los ataques del banco, ni de aqualia, ni de la vida. Sonrío a la vida y la vida me sonríe, pero con una sonrisa torcida, como de mofa. ¿Es posible? ¿Fue un espejismo lo que vi el 31 de diciembre? ¿Debo creer en los horóscopos?¿Qué dice el mío, soy tauro?¿A qué huelen las nubes?¿De quién eres tú padre? Qué mal sueño el de aquel que no sonría ante el mal.

lunes, 9 de enero de 2017

EL SEPE

Qué cabeza la mía, las fiestas, estas superfiestas que hemos pasado, me han nublado la mente y la memoria. Tenía que fichar el paro el 27 de diciembre y se me pasó. Vaya mierda.
Y yo digo “¿Para qué?”. Pues hijo mío, para nada. No sirve de nada estar en la lista negra del SEPE, antiguo INEM. Antiguamente, si estabas cobrando el paro te enviaban ofertas para que te pusieras a trabajar enseguida, ahora no se si lo siguen haciendo. Lo que sí sé es que si no tienes derecho a subsidio, como es mi caso, no te envían ni una puñetera oferta, así estés en la lista mil años. El SEPE discrimina.
Cuando te hacen la tarjeta del paro y te vienen las fechas en las que tienes que fichar, como una obligación, yo me pregunto: “Obligación frente a qué?” “¿existe algún derecho frente a esa obligación?”. No me pueden obligar a fichar si no estoy cobrando. ¿Qué quieren controlar?¿que no trabajemos en negro? Tonterías de Estado. Te inscribes como demandante de empleo hasta que encuentres uno, y si ese trabajo te lo encuentra el Estado a través del SEPE, mejor. No sirve para nada que no sea controlar, y de controles ya estamos hartos. Haga el Estado su trabajo y consigan que las instituciones públicas de EMPLEO sirvan para gestionar empleos y no para controlar parados.

Así nos va. Los Servicios Sociales  sirven para contar desgracias y poco más. Es una fábrica de NOES, de negativas. El SEPE no funciona como Servicio Público de Empleo, sino como Servicio Estadístico de Parados Españoles. Y la hambruna sigue.

LA RUTINA

La rutina vuelve a la vida. El colegio, los horarios que nos marca el niño, por desgracia no nos debemos a más horarios. Buscar y horadar en los mercados de trabajo para conseguir algo. Seguir pegándome con el banco por la hipoteca, en ese tenso equilibrio del "tú me debes". Esquivar las puyas diarias de los desayunos, comidas y cenas. En ocasiones la "y" se convierte en "o", y hay que escoger.
Conseguir un trabajo por fin sería la leche. Un currete que me permita tener; sí tener tranquilidad, estabilidad, descanso. Un trabajo que permita que pueda poner en marcha la caldera y tener agua caliente. Un trabajo que me solucione el tema del coche, que le pueda pasar la ITV y renovar el seguro. Un trabajo que me permita mantener la nevera en niveles normales, que me impidan ver el fondo y las rejas de las bandejas. Un trabajo que permita que mi hijo opte a una mochila nueva para el cole. Un trabajo que nos permita algún día, aunque sea lejano, a salir a dar una vuelta por donde sea y tomar un vino. Un trabajo que, disimuladamente, nos permita salir de este pueblo. Y puestos a pedir otro para Anabel. Joder sería la leche. No me imagino el poder ingresar en casa dos sueldos. Ahora con 520 euros no se puede hacer nada, pero con dos sueldecillos... Imaginaos, que maravilla. Sigue soñando mientras te invade la rutina.